¿CÓMO MEJORAR LA PRODUCTIVIDAD EN EL ESTUDIO?

Una buena planificación de las tareas y de los objetivos académicos, conseguirán una mejor productividad en el estudio. El método más eficaz para subir el rendimiento es la adquisición de hábitos de estudio, con el que se consigue no solo aprovechar el tiempo, también las capacidades de aprendizaje.

 

LA PRODUCTIVIDAD Y EL TIEMPO DE ESTUDIO

Invertir largas horas de estudio, delante de los libros o de un ordenador, no reporta mejores resultados. Lo importante es gestionar bien el tiempo de estudio para que la productividad del estudiante se vea beneficiada y las horas invertidas en conseguir los objetivos den resultados positivos.

 

HÁBITOS DE ESTUDIO PARA INCREMENTAR LA PRODUCTIVIDAD

Si la organización de las tareas, en función del tiempo dedicado al estudio, es un problema, te proponemos una lista de hábitos de estudio para incrementar la productividad y mejorar tu rendimiento académico.

 

ESTABLECE METAS DIARIAS

Para mejorar la productividad en el estudio, comienza por establecer metas diarias que ayuden a mantenerte enfocado en tus objetivos y así evitar la procrastinación. Fijar pequeños retos te ayudarán a ir avanzando en la consecución de los mismos.

 PLANIFICA DESCANSOS

Como explicábamos antes, pasar largas horas delante de los apuntes no implica que los resultados sean mejores. Los pequeños tiempos de descanso también forman parte de la productividad en el estudio. Planifica pausas necesarias para desconectar. No solo conseguirás descansar la mente durante unos minutos, también evitarás las interrupciones durante las sesiones de estudio y fomentarás la concentración.

ORGANIZA EL ESPACIO DE ESTUDIO

Mantener un espacio organizado y limpio es fundamental para aumentar la productividad del estudio y evitar posibles distracciones. Ventila la habitación, aprovecha la iluminación natural y utiliza un asiento cómodo.

IDENTIFICA TUS HORAS MÁS PRODUCTIVAS

Un hábito muy sencillo consiste en reconocer tus horas de estudio más productivas. Hay personas que presentan un mayor rendimiento y concentración durante la mañana, mientras que otras, identifican su productividad en la franja nocturna.

ORGANIZA TUS TAREAS

En función del desempeño que necesiten cada una de tus tareas, organízalas empezando por aquellas que requieren un mayor grado de atención y concentración. Continúa por las actividades más livianas y que supongan menos cansancio. De esta manera, lograrás mantener la motivación y la productividad del estudio será satisfactoria.

UTILIZA HERRAMIENTAS AUXILIARES

Gracias a la tecnología, ahora existen numerosas apps móviles que te ayudarán a controlar tus hábitos de estudio. Aprovecha un rato de tu tiempo libre para descargar la herramienta que más te guste y anota tus progresos diarios.

SÉ CONSTANTE

La constancia consiste en realizar pequeños esfuerzos diarios. Es importante asimilar progresivamente las asignaturas y conceptos, evitando situaciones de agobio y estrés. El aprendizaje se basa en trabajar de manera gradual y no en realizar maratones de estudio de última hora. La productividad del estudio se verá beneficiada mediante una buena planificación de las tareas y siendo constante.

RECOMPÉNSATE

Un punto extra que ayudará a mejorar tu productividad en el estudio es recompensarte por cada uno de tus logros. Gratifica tus victorias con lo que más te guste, no necesariamente tiene que ser algo material. Puedes homenajearte con un buen rato de tiempo libre que recargará las pilas para volver a la motivación que necesitas en el desempeño de tus tareas.