COMUNIDADES ENERGÉTICAS: LA CLAVE DE LA TRANSICIÓN ENERGÉTICA

Las comunidades energéticas nacen bajo la necesidad de reconstruir el concepto de consumo energético a partir de la implantación de nuevas fuentes de energía, brindando beneficios ambientales, económicos y sociales.

Las personas que forman parte de las comunidades energéticas locales son productoras y consumidoras de su propia energía, independientemente de si las forman una comunidad de vecinos o una gran empresa, lo que produce un reparto energético más equitativo, así como un importante ahorro para el consumidor final. Las comunidades energéticas permiten desarrollar proyectos de energías renovables, eficiencia energética o movilidad sostenible.


¿CÓMO FUNCIONAN LAS COMUNIDADES ENERGÉTICAS?

Las comunidades energéticas locales varían en función de su tamaño. Estas pueden estar formadas por un pequeño grupo de la población o pueden ser fruto de proyectos a gran escala creados por compañías eléctricas que buscan un ahorro económico en los servicios que ofrecen.

Independientemente de su tamaño y estructura, quienes forman una comunidad energética tienen la libertad de definir sus características, aunque han de contar con una serie de particularidades mínimas para que puedan considerarse como tal:

  • Ser una entidad jurídica de participación abierta y voluntaria.
  • Tener autonomía y estar controlada por las socias y los socios y miembros.
  • Actuar en el ámbito local: en un municipio o número limitado de municipios colindantes.
  • Destinar el beneficio generado a la reducción de costes de la energía consumida o al desarrollo social de su entorno.
  • Generar un nivel energético no mayor al de consumo.
  • No comercializar con la energía generada.


AUTOCONSUMO REPARTIDO O COMUNIDADES ENERGÉTICAS LOCALES, ¿CUÁL ES LA DIFERENCIA?

El autoconsumo repartido es habitual en comunidades de vecinos y se da cuando un bloque de pisos, por ejemplo, tiene una instalación fotovoltaica y produce energía solar que se reparte entre todos los pisos. Sus objetivos no van más allá, por lo que no podría considerarse como una comunidad energética como tal.

Las comunidades energéticas locales, a diferencia de estas, persiguen un beneficio común para todas las personas que las conforman y su creación va más allá de una instalación eólica o solar, cambiando la forma de vida de los participantes hacía un modelo más sostenible y responsable.


VENTAJAS DE LAS COMUNIDADES ENERGÉTICAS

Las comunidades energéticas son una figura clave en la transición hacia un sistema energético limpio, abierto, participativo y sostenible. Estas son algunas de sus ventajas:

  • Abandono del consumo de energías fósiles y consecuente reducción de la huella de carbono.
  • Aumento de un consumo más eficiente y ahorro de costes.
  • Favorece la expansión, conocimiento y utilización de otras alternativas energéticas renovables.
  • Mejora de la redistribución de los beneficios y del compromiso de la comunidad con el medio ambiente.
  • Aumento de la inversión de proyectos generados por los propios ciudadanos y de la economía local.
  • Proporciona una solución a la pobreza energética en aquellas personas con menos recursos económicos.­


EJEMPLOS DE COMUNIDADES ENERGÉTICAS LOCALES EN ESPAÑA

En España existen varios proyectos que favorecen la creación de comunidades energéticas ya que, en línea con los objetivos de la Agenda 2030, el Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico en colaboración con el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE) anunció a finales de 2021 la dotación de una serie de ayudas para impulsar las comunidades energéticas en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR).

En España tan solo hay 33 comunidades energéticas locales, mientras que en otras regiones europeas como Alemania cuentan con casi 2.000, según datos de un informe elaborado por PwC y publicado por la Fundación Naturgy. Dentro de los proyectos de comunidades energéticas locales en España, destacan:

  • SAPIENScentra su proyecto en la provincia de Valencia y ayuda al desarrollo de comunidades energéticas locales en varios municipios.
  • EDINOR: ha desarrollado sus comunidades energéticas locales en el País Vasco, en la actualidad tiene siete proyectos en activo.


¿POR QUÉ FORMARSE EN ENERGÍAS RENOVALES Y COMUNIDADES ENERGÉTICAS LOCALES?

En la actualidad el uso de energías renovables a nivel mundial tan solo supone el 13% de la energía consumida. Es por ello por lo que todos los países del mundo están asumiendo nuevos retos cada vez más ambiciosos en torno a las energías renovables. De hecho, China planea aumentar la participación en este tipo de energías en al 20% y Europa al 30%.

Gobiernos de todo el mundo están apostando por el uso de nuevas fuentes de energía, generando una necesidad ante la falta de talento cualificado en este ámbito. Formarse en energías renovables y en la gestión de comunidades energéticas locales supone un valor añadido para este tipo de profesionales. Contribuir al desafío global y trabajar por una economía baja en emisiones y eficiente energéticamente o participar en iniciativas individuales y colectivas centradas en los intereses personales y profesionales, son algunas de las cosas que conseguirán.

GESTIÓN DE COMUNIDADES ENERGÉTICAS LOCALES | CURSO 100% SUBVENCIONADO EN TELEFORMACIÓN EN CATALUÑA

Solicita plaza para este curso sin coste para ocupados de Cataluña y aprende a gestionar comunidades energéticas, a llevar el control del gasto y reparto energético dentro de ellas, a interactuar con las distribuidoras y productoras de energía, entre otras cosas.